BOCA LA CAJA: ENTRE LOS RASCACIELOS Y  EL MAR

Los orígenes
A todos aquellos que vivimos en Panamá y utilizamos el Corredor Sur para transportarnos no deja de sorprendernos el contraste que se da a un costado de la moderna autopista, entre los edificios que se yerguen cual gigantes en las alturas y un área con pequeñas casas bañadas por las aguas del mar, donde  rústicos botes de pesca se mecen en espera de que sus dueños salgan a realizar su faena.

Boca la Caja Ciudad de Panamá 2014

Boca la Caja Ciudad de Panamá 2014

Es Boca la Caja.  Un área de pescadores ubicada en el corregimiento de San Francisco en la Ciudad de Panamá.

Su estratégica ubicación entre los rascacielos de Punta Pacífica (una zona residencial exclusiva), su cercanía al citado corredor (vía que diariamente es utilizada por miles de personas para dirigirse hacia otras urbanizaciones y al aeropuerto Internacional de Tocumen), y su enquistamiento frente al Océano Pacífico, la convierte en un área de tierras codiciadas por unos, y defendidas por otros.

Si nos remontamos a 1920, cuando Panamá comenzó a tener un  crecimiento repentino como consecuencia de la reciente inauguración del Canal, destaca el hecho histórico de que el entonces presidente, Belisario Porras, se da cuenta de la necesidad de crear un hospital que atendiera las demandas de la población. Se hablaba de la construcción de un hospital de caridad; pero debían encontrar el sitio adecuado. Él, acompañado de una comitiva y de sus Ministros de Estado, emprende la búsqueda  primero en el Barrio de la Exposición; pero no fue sino hasta cuando llegaron a orillas del mar, al lugar donde se conocía como Peña Prieta, que todos convinieron en que éste sería el entorno ideal.

Barcos Pesqueros en Boca la Caja

Barcos Pesqueros en Boca la Caja

Pero allí existía un grupo de pescadores que vivía de la pesca artesanal, quienes, al saber sobre el plan, se le acercaron al presidente para decirle que querían seguir subsistiendo de su labor.

Después de algunas averiguaciones, se supo  que un amigo del presidente Porras, el señor José Paredes, era dueño de una extensa  zona de terrenos cerca de Paitilla. No fue difícil que llegaran a un acuerdo. Los terrenos le fueron comprados. El Doctor Belisario Porras decidió bautizar el  lugar el 8 de Julio de 1923, en donde se crea oficialmente, por Acuerdo Municipal No. 22 de 1926, el Corregimiento de San Francisco de la Caleta.

El que nos ocupa, era en sus inicios un proyecto modesto. El presidente había solicitado a la comunidad de pescadores que se trasladaran al nuevo corregimiento. Muchos acceden pese a la falta de infraestructura vial, que dificultaba llegar hasta allí. Así que los pescadores se dirigían a pie por la playa en el sector del Marañón, pasando por Peña Prieta, Bella Vista, el estero de Punta Paitilla,   hasta llegar a San Francisco. Pescadores al fin, no demoraron en buscar otro acceso al mar. De allí surge Boca la Caja, cuyo nombre viene de una quebrada pequeña  (boca de río)  que utilizaban los pescadores para lavar sus redes.
Aparte del citado grupo de pescadores, entre las primeras personas que llegaron a Boca la Caja se hallaba un pequeño conglomerado de entre cuatro y cinco familias procedentes del interior del país, sobre todo de la provincia de Los Santos.  Sus casitas se ubicaban frente a la playa donde, como dato curioso, había mucho cangrejo debido a la existencia de los manglares.

Al inicio, las autoridades trataron de sacarlos, puesto que esas tierras eran estatales; aunque después llegaron a un acuerdo: Les permitirían quedarse a  cambio de que organizaran, con la asistencia de las autoridades, una comunidad. Debían, así, crear una escuela, construir una capilla y tener un centro de salud.

Capilla Nuestra Señora de la Caridad del Cobre

Capilla Nuestra Señora de la Caridad del Cobre

Hoy, la capilla se llama Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, porque se dice que una señora de origen cubano, que compraba pescado habitualmente, les habló de esta virgen. Así, los primeros feligreses fueron los pescadores que establecieron la tradición de celebrar su novena entre el 30 de agosto y el 8 de septiembre de cada año.

La escuelita, por su parte, lleva el nombre de Federico González.

Y tienen, como se quería, su propio Centro de Salud.

Salida al Mar en Boca la Caja

Salida al Mar en Boca la Caja

Vida de pescadores
Hoy día, hay aproximadamente 20 botes. Los pescadores esperan la marea alta para salir a realizar su tarea. La pesca puede durar de un día a una semana. Una buena pesca puede ser de hasta 700 libras de frutos del mar.

La suya es una labor independiente, y venden su producto a una empresa que adquiere su cosecha de pargos, camarones, corvinas, róbalos, corvinatas, y más.

Llama la atención, sobre todo del turista que pasa cerca de allí, que sus viviendas tienen pequeñas antenas parabólicas en sus techos, a pesar de ser personas de bajos recursos. Y es debido a que los altos edificios que los rodean bloquean la señal televisiva pública. Por eso, la empresa proveedora del servicio privado de TV por cable tiene un acuerdo con ellos y les cobra la suma mensual de 20.00 balboas.

Punta Pacifica Edificaciones

Punta Pacifica Edificaciones

Especulación inmobiliaria
En los últimos meses, estos terrenos, que abarcan 1.6 hectáreas, han estado en la mira de todos, ya que se ha hablado de su titulación.

En el mes de marzo de 2013, el Programa Nacional de Administración de Tierras (PRONAT) hizo un levantamiento catastral del denominado sector playero de Boca la Caja con el fin de legalizar los terrenos. Eso ha implicado la realización de varios ajustes legales, como la “desafectación del área” por considerarse de uso y dominio público, que llevará a convertirla en una finca patrimonial del Estado,  para luego titularla.

Para todos es sabido que existen megaproyectos de construcción que podrán afectar a la comunidad. Por ejemplo, un viaducto que conectaría a la Avenida Balboa con el Corredor Sur; al cual, dicho sea de paso, se lo quiere ampliar a  seis carriles. La venta del Centro de Convenciones Atlapa, cosa que incluiría hacer un relleno colindante, también se podría estar considerando. Por último, no puede dejar de mencionarse el posible interés de promotores inmobiliarios, una vez titulados los terrenos.

Pero, ¿los residentes de Boca la Caja llegarán a ser tomados en cuenta e incluidos en cualquiera de los proyectos que se realicen? De vender sus casas, ¿recibirán por ellas el valor que en justicia les corresponde? Y, ¿dónde quedará su vida de pescadores, el sustento que el mar les proveía?

Solo el tiempo nos dirá si Boca la Caja sucumbió ante los pasos agigantados del monstruo de cemento, o se quedó como el remanente nostálgico de una existencia en que la gente podía deleitarse de los frutos del mar, mientras en sus pequeños patios florecían las veraneras y sus sueños.

_____________________________________________________________________________
FUENTES DE INFORMACIÓN:
–         Información recabada  en visita realizada a Boca la Caja,  como parte de los talleres de turismo dirigidos por la Lic. Araminta Owens
–         Alfaro Felipa, Artículo “San Francisco de la Caleta”
–         Soto Gilberto, Artículo “Residentes de Boca la Caja tendrán títulos de propiedad” Panamá América, Septiembre 13 /2013.

Comparte este artículo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
css.php