Cuando caminamos en el Casco Antiguo, a la entrada del Paseo “Esteban Huertas” podemos encontrar a Palu, quien pertence al grupo  originario Guna, sentado, concentrado en plasmar con sus pinceles el maravilloso mundo de la naturaleza, sobre plumas. Y me digo: Me gustaría entrevistarlo para saber de dónde viene la fuente de esa inspiración.

Lo más sorprendente para mí es que él,  cuando realiza su trabajo, no copia, como es usual en esta línea de expresión artística, de ninguna fotografía o dibujo, sino que de su mente va sacando las imágenes de aquel arte increíble.

Palu, Arte sobre Plumas

Palu, Arte sobre Plumas


G: ¿Cómo surge la idea de pintar sobre plumas?

P: Muy importante… En las dificultades de la vida, ya sea por problemas económicos, conyugales, o de otro tipo, uno comienza  a  pensar en desarrollar lo que a uno le toca hacer. Uno ve más allá de las cosas. Por eso hay que dar gracias a Dios cuando sucede algo negativo, porque en el camino se hace positivo.  Así fue que me inspiré. En San Blas, donde yo vivo, la gente utiliza plumas en danzas y rituales. Yo pensé que las podía pintar. Ahora me dedico solo a eso. Las pinto en miniatura. La mayoría son plumas pequeñas, de diferentes tamaños.

G: ¿Cómo hace Palu para transmitir con la pintura lo que tiene en su imaginación?

P: Como yo digo siempre a las personas, el que inventó una computadora o el internet fue el ser humano.  Quiere decir que nuestra mente capta rápido las cosas. Y el conocimiento lo llevamos dentro de nosotros. Y lo sacamos si pensamos bien y lo desarrollamos.  Eso es lo que yo hago. Por ejemplo, veo un pajarito, lo capto y, una vez dentro de mí, ese conocimiento se va haciendo figura, y lo voy sacando de mi imaginación.

Guacamaya Bandera Pintada Sobre Pluma

Guacamaya Bandera Pintada Sobre Pluma


G: En ese mismo orden de ideas, cuando nos acercamos y vemos un tucán, o una mariposa, o al águila arpía, que casualmente ahora está pintando, es increíble ver los pequeños detalles que plasma: los ojos del ave, las plumas, la cresta… ¿Acaso tienes una mente fotográfica?

Algo así. Uno se inspira. Llega un momento en que quieres hacer una cosa y ya la tienes. Como ya dije, tú captas rápido. Cuando quieres ser un ladrón, por ejemplo, te dedicas a eso y buscas la manera de robar. Así sucede con el arte.  Tengo la mente fija en esto…  Además, cuando los señores turistas vienen y me dicen “Quiero que me pintes tal cosa”, cierro los ojos, la imagino en cuestión de segundos y luego la saco.


G: ¿De dónde obtienes las  plumas que utilizas para pintar? ¿Las compras? ¿Los amigos colaboran?

P: Eso me lo traen de por allá de la selva del Darién. Los indígenas las utilizan en sus rituales y luego las botan. Las plumas vienen de los pavos y las gallinas que ellos comen. También me voy caminando por La Avenida Central, en la Ciudad, y recojo las plumas desprendidas de las palomitas que viven por  ahí, y así también las consigo.

G: Cuando has estado pintando, ¿has recibido algún cumplido por parte de los turistas  que quieras compartir?

P: Cuando la gente  pasa y se queda sorprendida y dice: “¡Qué bonito!”,  yo  les digo “Gracias, siempre he sido bonito (risas). No, en verdad me emociono. Después les digo que siempre que vean a un artista hagan eso, le den los buenos días, el cómo está, le hagan saber que su trabajo es valioso;  porque nadie sabe cómo está el artista por dentro, si tiene un problema, un dolor, alguna enfermedad… Lo mejor es  que la gente venga con amor, porque eso lo estimula a uno. Cuando la gente pasa y mira y el artista  recibe una palabra bonita, uno se siente feliz.

Rana Dorada de Panamá Pintada Sobre Pluma.

Rana Dorada de Panamá Pintada Sobre Pluma.


G: ¿Alguna vez has pensado darte a conocer a nivel internacional, o que alguien dueño de alguna galería de arte o un promotor difunda tu trabajo?

Sí, puede ser… Aunque siempre en nuestra cultura Guna hemos sido bastante independientes. Por eso quizá no me animo mucho. A mí  no me gusta del todo que me estén ayudando.  Prefiero hacerlo yo mismo. Aunque dejo las puertas abiertas…

G: Por último, si hay un joven de tu comunidad que  quiere aprender este arte, ¿qué palabras le dirías para animarlo?

P: Le diría a nuestro compañero: “Todo podemos en la vida. Yo soy un ser humano como tú. Así que también puedes hacer cosas increíbles, hasta mejores que yo.”  Le diría que no se quede tranquilo, pensando, solo mirando, alabando al otro, viendo qué bonito lo hace. ¡No! Porque también  puede decir  “Soy un ser humano, también puedo y lo haré”.

Me alejo y pienso que detrás de cada artista siempre hay una fuerza inquebrantable.

Palu

Palu

 

Comparte este artículo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
css.php