“Escribir, pero sobre todo leer, transforma de una manera que nada más puede. Es lo más cercano a la magia. Multiplica los puntos cardinales de la geografía…”

Entrevista a Carlos Oriel Wynter Melo

Por: Glenda Silva

 

Carlos Wynter Melo

Carlos Wynter Melo

Carlos Oriel Wynter Melo es reconocido por su gran talento como escritor dentro de la narrativa panameña más reciente; además, dirige su propia editorial: Fuga Libros, con la cual ha impulsado a otros amantes y cultores de las letras.

Tomé un diplomado que él organizó y pude darme cuenta de que, siendo ingeniero de profesión, utiliza tanto los formatos digitales como los tradicionales  para compartir y generar conocimiento. Nos hizo comprender que las dos áreas pueden complementarse, apoyarse, a la hora de buscar al lector potencial. Incluso, con el desarrollo de las nuevas tecnologías, podríamos llegar a personas que quizá con el libro tradicional conquistaríamos.

Conozcamos algo de él.

 

SU BIOGRAFÍA

Carlos Oriel Wynter Melo  nace en ciudad de Panamá el 7 de agosto  de 1971. Está casado con Leticia Zuno, de  cuya unión nace una preciosa niña, Luna Sofía.

Ingeniero industrial, escritor y profesor universitario. Es el autor de ocho libros de cuento y una novela.

Ganó el concurso José María Sánchez de cuento en 1998, por su libro El escapista. En 2003 obtuvo el tercer lugar del concurso Nacional de cuento Ignacio Valdés. Ese mismo año fue seleccionado por un jurado establecido por el Instituto Nacional de Cultura para representar a Panamá en el III Encuentro de Nuevos Narradores de Latinoamérica y España, evento organizado por la Asociación de Funcionarios Culturales Diplomáticos de Colombia – AFC – y el Convenio Andrés Bello.

Reconocido como uno de los escritores jóvenes más representativos de Latinoamérica según el Hay Festival de Londres, UNESCO y la Secretaría de Cultura de Bogotá en el 2007.

 

Mención de honor en el Concurso Centroamericano de Literatura Rogelio Sinán por su libro: Mis mensajes en botellas de champaña, 2010.

 

Y en el año 2011 fue nombrado  uno de los “25 secretos literarios mejor guardados de Latinoamérica” en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

 

Algunos de sus cuentos han aparecido en diversas revistas y antologías como  Papayas und  Bananens (2002), Panamá cuenta (2003) Soles de papel y tinta (2003), Sueño compartido (2005) y Vivir donde América se hace cruz (2010).

 

GESTIÓN  CULTURAL

Creador de la “Fundación para la Gestión del Arte”. Ocupó varios  puestos directivos en diferentes agrupaciones literarias. Ejerce  la docencia universitaria. Imparte talleres literarios  tanto en la Universidad Latina como  talleres privados y virtuales. Ha compilado cuentos de autores noveles en varios libros colectivos y  ha editado obras individuales de otros escritores.

 

LIBROS

El escapista (cuentos, Panamá 1998), Desnudo y otros cuentos (cuentos, Panamá, 2001), El escapista y demás fugas (cuentos, Panamá, 2003), Invisible (cuentos, Panamá, 2005),  El Escapista y otras reapariciones (cuentos, Bogotá, 2007), Cuentos con salsa (cuentos, Bogotá, 2008), Mis mensajes en botellas de champaña (cuentos, Panamá, 2011), Cuentos de hambre: compilaciones de varios escritores (Ciudad de Guatemala, 2012), Nostalgia de sentir tu risa loca (novela, Miami, 2013), Pecados  (cuentos, Panamá, 2014).

 

ENTREVISTA

 

-¿Cómo un ingeniero industrial  se da cuenta de que existe un narrador dentro de él y de que además de eso podría dedicarse a esta faena de las letras?

Sería reconfortante decir que planeé mi vida en detalle. La verdad es que no. La literatura estuvo a la sombra por un tiempo pero siempre, de algún modo, le hice caso. Tomé conciencia de sus lecciones después de obedecerle. Me despertó a la verdad de mí mismo. Y por otro lado, aunque alguna vez dije que estudiar ingeniería industrial había sido un error, ya no lo pienso. Gracias a la ingeniería industrial he podido comunicarme con el lado racional de las cosas.

– He leído muchos cuentos tuyos, pero El Escapista es uno de los más fascinantes. ¿Cómo hizo Carlos para crear un mago de personaje?  ¿Se inspiró en algo de la vida real?

Creo que el Escapista es a lo que muchos aspiramos. Los personajes principales de este cuento, el Filósofo y el Mago, el Escapista, conversaban en mi mente con mucha vitalidad. Estaba buscando maneras de conciliarme con la realidad. Creo que lo hago de modo cíclico, conciliarme y reconciliarme con la realidad.

Entrevista a Carlos Oriel Wynter Melo

Entrevista a Carlos Oriel Wynter Melo

– Tu cuento Mensajes en botellas de champaña trata de una mujer que sufre, sueña y espera enviando mensajes. ¿Alguna vez, quizá cuando eras niño, se te ocurrió la idea de enviar un mensaje en una botella y lanzarla al mar?

Leía mucho sobre aventuras en el mar: Julio Verne, Robert Louise Stevenson. Y el mar, el infinito mar, era parte del ambiente que me rodeaba. Creo que el destino de los seres humanos, no solo de los escritores, es encontrar a alguien, en alguna costa metafórica, que comprenda nuestro mensaje enviado en botellas navegantes. Nos completamos como personas cuando conspiramos: respiramos juntos.

 

– Tomé un  Diplomado que tú dirigiste  y dos talleres de cuentos, y siempre discutimos en broma porque soy poeta y tú cuentista. Sin embargo,  en alguno de tus cuentos puedo descubrir frases llenas de poesía y cito:

“…Miro al cielo y el sol que se asoma entre las nubes, me hiere. Es como si una mirada escondida me viera con fijeza. Debe ser Dios pero tal vez  solo es alguien que se entretiene con mi movimientos” Del cuento: Pez en paz.

“… Soy la sombra de otro mundo/ el silencio que queda tras lo que hablas/ no hay un puente entre nuestros caminos/ entre mi universo y el tuyo/ no hay un puente/ solo este puente: tú y yo…” De tu novela: Nostalgia de sentir tu risa loca.

¿No crees que la poesía es más inherente al cuento de lo que quieres admitir?

Jajaja. Como dijiste, solo podemos sostener esta discusión como broma. No hay otro modo. Pero sí tengo limitaciones frente a la poesía. Me acerco a ella siempre de soslayo. Tengo un adulto y un niño dentro de mí; creo que a todos nos pasa igual. Y mi niño, el que hace poesía, se siente a sus anchas solo cuando nadie le supervisa, cuando el adulto se distrae y no lo ve. Guardando las distancias, a Cortázar le pasaba lo mismo. En mis narraciones hay poesía, pero no me siento lo suficientemente inspirado para mirarla a los ojos.

Nostalgia-de-escuchar-tu-risa-loca

-En tu novela Nostalgia de sentir tu risa loca, el personaje central es un músico, y hablas desde el son, el bolero, la música contemporánea,  e inclusive citas nombres de canciones en inglés, sin olvidar la descripción de las clases de guitarra. ¿Acaso hay un músico en ti que no conocemos? ¿O solamente la música formaba  parte del medio del protagonista?

Me gusta la música; me provoca sensaciones muy fuertes. Y admiro a los músicos. Están muy cerca de la Luna. Y no es que me considere un músico, pero entre los quince y los dieciocho toqué el bajo y la guitarra en bandas de amigos. Conocí la noche: es perfecta. No hay nada que se le compare. La luz organiza, la noche libera. La noche es la matriz de creaciones incontables. Noche y día, ciclo necesario, pero primero la noche.

Eres un hombre amable, ecuánime, solidario; sin embargo, en tus cuentos puedes crear seres capaces de amar hasta caer en la locura, ser  infieles con descaro, o tener muertes insospechadas.  ¿Te permite entonces el cuento realizar con tu imaginación aquello que ni siquiera podrías soñar hacer en la vida real?

La literatura es una realidad potencial. Con esto no quiero decir que vaya a convertirme en alguno de mis personajes, pero considero que cada persona es ilimitada. El verdadero reto es la decisión, porque las posibilidades de ser no acaban nunca.

 

-Ingeniero y por lo tanto amante de lo digital. Sé que dictas talleres por internet. ¿Cuál es la importancia real de este medio virtual?

El internet es la herramienta ideal para los seres inacabados e inacabables que somos. Pero es solo una herramienta, y lo medular sigue siendo nuestra propia humanidad. Por mucha automatización que usemos, es el eco de la persona lo importante. Quien está al otro lado de la línea debe saber que comparte sentimientos e ideas contigo. Tienes que ganarte su confianza.

Y sí, creo que nuestros padres no tenían esta tecnología y que a nosotros nos tocó una situación privilegiada. ¿Por qué no procurar que dé frutos? Con pulsar una tecla, puedes ponerte en contacto con miles, millones de personas.

 

-Has sido el creador de la Fundación para el Arte. Después de hacerlo ¿ha sido difícil mantener en pie la lucha por la literatura en Panamá?

Cada día tengo que reinventarme y esto es que la Fundación se reinventa. Pero me habría deprimido profundamente con cualquier otra opción. No le tengo miedo a los retos, ni al trabajo. Le tengo miedo a llevar una vida sin sentido, solo material.

-¿Qué les dirías a todas aquellas personas sin límites de edad a quienes les gustaría aprender a escribir cuentos, y qué es lo que deben hacer?

Escribir, pero sobre todo leer, transforma de una manera que nada más puede. Es lo más cercano a la magia. Multiplica los puntos cardinales de la geografía, los hemisferios del cerebro. Lo he visto. Personas se han curado de males físicos escribiendo.

Y hay que decirlo: me encantan los espacios de talleres, son hogares de cinco o diez personas. Pueden escribir a formacion@fugalibros.com y sumarse a alguno.

Carlos Wynter Melo

Carlos Wynter Melo

Después de estar sumergida en el mundo del cuento con el último taller de Carlos, que duró tres meses, me doy cuenta de que no importa si eres joven o si eres una persona mayor. Si sientes deseos de escribir, hazlo. Escribe lo que te nazca: poesía, cuento, anécdotas, novelas; lo que sienta tu corazón. No importa  la edad, ni la región donde te encuentres. Lee mucho y deja fluir eso que tienes dentro. Nunca se sabe si ese gran escritor potencial que hay en ti está  aún por nacer.

 

Comparte este artículo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
css.php