La pollera, el traje típico nacional de Panamá, que ha sido reconocido y premiado internacionalmente en múltiples ocasiones, fue resaltada, una vez más, el sábado 10 de enero de 2015 en la ciudad de Las Tablas, Provincia de los Santos; donde se llevó a cabo la quinta edición del “Desfile de las mil polleras”, un espectáculo de folklore, belleza y tradición digno de ser visto.

Si bien se exhibieron las polleras de las diferentes regiones del país, como la pollera ocueña, la montuna santeña, la pollera conga y la darienita, entre otras, es nuestro interés compartir un poco más sobre la pollera de lujo.

La-Pollera-de-Gala-Panameña

La-Pollera-de-Gala-Panameña

¿Cómo es una pollera de lujo?

La pollera está conformada por dos piezas separadas que consisten en una camisa y un pollerón hechos con tela fina.

La de lujo siempre llevará dos enaguas, a diferencia de la de zaraza o de diario, que llevará solo una.

La Camisa

“Está formada, en su interior, por un armazón básico revestido de un tapabalazo y las mangas. En el exterior, por la boca de la camisa, adornada con trencillas y dos arandelas: una superior y otra inferior, levemente recogidas y trabajadas con labores variadas, trencillas y encajes.” (Prof. Liliana González Pinzón,  Mi Folklore)

El Pollerón

“Está compuesto por tres piezas: una pretina, el cuerpo y el susto de la pollera. Estas van trabajadas sobre tela blanca, o estampadas con diferentes puntadas,   enriquecidas con trencillas y encajes.

En la pollera, como elemento tipificador, ha llamado poderosamente la atención el arduo y delicado trabajo hecho a mano; el tradicional armazón básico y el vistoso colorido de sus labores plasmadas sobre los finos lienzos con artística simetría.” (Idem)

Adornos y accesorios de la pollera panameña

Adornos y accesorios de la pollera panameña

Adornos y accesorios

La pollera de gala no estaría completa sin todas las joyas y accesorios que la caracterizan.

Joyas

Dentro de la orfebrería tenemos los adornos que se usan en la cabeza, entre los cuales están las peinetas, el peinetón, los aretes (zarcillos) y la pajuela.

Para el cuello se utilizan cadenas de oro (tradicionalmente siete): la cadena chata, el escapulario, la cadena bruja, la guachapalí,  el rosario, la cadena solitaria y el cabestrillo. También se utiliza el tapahueso o gargantilla, la mosqueta, y los botones para las enaguas.

Para complementar, las sortijas y las hebillas de los zapatos.

Tembleques-de-la-pollera-panameña

Tembleques-de-la-pollera-panameña

Tembleques

Los originales son los de escama de pescado, que ya casi no se ven. También se confeccionan tembleques con perlas y chaquiras. Hoy  se utilizan los de carey y plástico. Sus diseños imitan flores, mariposas, palomas y alacranes. Los más finos son confeccionados con piedras de swarovski.

Enaguas

En las enaguas o peticotes es donde se puede apreciar realmente el trabajo arduo y el arte de quienes hacen la pollera, y muchas veces las enaguas compiten en belleza con la falda de la pollera (pollerón).

Las enaguas pueden ser muy costosas debido a las diferentes técnicas que han creado sus artesanas, desde el sombreado, calado, tejidos al crochet y los de pajita o pajilla.

Zapatos

Los zapatos  que se utilizan son de pana, terciopelo, raso o satín. Estos últimos llevan una hebilla de oro adornada con cinta, que debe ser del mismo color del zapato. El encaje es blanco.

En la pollera de lujo, los zapatos deben ser del mismo color de las lanas, motas y gallardetes.

Paños o rebozos

Los paños o rebozos están hechos de la misma tela de la pollera y con la misma labor.

 

Grupo de empolleradas Panameñas.

Grupo de empolleradas Panameñas.

Conozcamos ahora un poco de la historia de la pollera

En el artículo Contribución al estudio de la pollera panameña,  Oscar Velarde cita a Sancho De Hoyos:

“Del vestido femenino español de uso diario en el siglo XVII, el cual era un traje generalmente blanco, con una saya de amplio vuelo con dos o tres sócalos, con sobrepuesto o bordado en dibujo floral, nace, probablemente, la pollera de encajes o de gala, como también se le conoce; en tanto que de la saya amplia confeccionada de tela estampada con dibujo floral menudo, que en los pasados siglos también se usó mucho y aún viste la española de recursos modestos, nace, por su parte, y con igual grado de probabilidad, la pollera montuna o de uso diario.”

Nos explica así mismo que al llegar los colonizadores, y con ellos sus mujeres, llegó este traje de amplio vuelo, que muy pronto se fue constituyendo en parte fundamental del vestir cotidiano de las señoras españolas y criollas.

El uso de algunas de ellas estuvo reservado solamente a las “señoras”, mientras las indias, mestizas y negras, es decir las mujeres del pueblo, al no conocer otras indumentarias más atractivas, las adoptan y comienzan a usar en público; pero las mismas tenían una elaboración más simple.

Desfile-de-las-1000-polleras

El uso de amplias polleras era ya una realidad en el siglo XVIII.

En el siglo XIX, más precisamente en 1817, don Andrés Baleato, oficial de la Real Academia Náutica de España, nos describe la pollera así: “Las señoras usan el traje de Europa y muchas de las demás mujeres la vestimenta antigua del país, que es una faja ancha en la cintura, de la faja para arriba, la camisa sola y para abajo, la pollera: una y otra con encajes, adornándose con rosarios y cadenas de oro colgadas del cuello, cuyo traje es el común de sus casas con que van a visitar.”

Por lo tanto, la pollera es quizá una reminiscencia de la España que nos colonizó, una influencia europea. El hecho es que hay una evolución de la misma y se la va adaptando al clima tropical del Istmo, y es en la ciudad de Las Tablas, donde las mujeres, con su creatividad, su trabajo arduo, su buen gusto y su amor a la pollera, hacen de ella uno de los trajes más hermosos del mundo, que se luce sobre todo en fiestas patrias, carnavales, bodas y en el ya citado desfile de las mil polleras.

Desfile-tipico-de-panamá Desfile-tipico-de-polleras-en-panamá

Trabajo y precio

La elaboración de una pollera de lujo puede durar entre siete y nueve meses. Algunas hasta un año. El precio  actualmente sobrepasa, en el más conservador de los casos, los 1,200 dólares; pero, dependiendo del diseño de autor y de su complejidad artesanal, llegan a costar  entre 5,000 y  7,000 dólares. No hay que olvidar que solamente en la joyería puede haber un valor de $20,000 dólares. Si sumamos todo, estamos hablando de un promedio aproximado de $25,000 dólares.

La-tablas-desfiles-de-las-1000-polleras

¿Cómo llegar a las Tablas?

Si programa ir al desfile el próximo año, y pasar algunos días conociendo otros atractivos de la región, es mejor reservar el  hotel con, al menos, un mes de anticipación. Si se va solo por un día,  es mejor viajar  en la madrugada, o muy temprano, ya que el desfile se desarrolla en la tarde. Por lo general, se lo realiza de 1pm a 6pm, y en la noche tienen una tarima artística con juegos pirotécnicos.

Las Tablas es un lugar  donde está arraigado muy profundamente el folclor de Panamá. Aquí el ser panameño se siente en su música, en la belleza de la pollera, en el donaire de la mujer santeña al llevar el traje típico, en la amabilidad de la gente, en su comida y en la calidez misma de la tierra.

FUENTES DE INFORMACIÓN

Velarde Oscar, 1977. Artículo “Contribución al Estudio de la Pollera Panameña”, Revista Patrimonio Histórico, volúmen1, Editora de la Nación, Panamá.

González Pinzón Liliana, 1995.  MI FLOKLORE, Editora Artes Publicitarias, Panamá.

Edgardo De León Madariaga, LA POLLERA, Distribuidora Lewis, S.A, Panamá.

“Desfile de las Mil Polleras”,  Ciudad de las Tablas.

Comparte este artículo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
css.php