LOS MANGLARES

Más que una barrera natural de las costas

Muchos sabemos que una de las funciones más importantes de los manglares es prevenir  la erosión de los suelos; sin embargo, existen otras, entre las que podemos citar:

–      Regulan la temperatura

–      Purifican el aire

–      Sirven de refugio para aves migratorias y permanentes

–      Son el hábitat de crustáceos y peces

–      Actúan como filtros, evitando el paso de material suspendido al mar. También como incubadoras, ya que quedan atrapados sedimentos que pasan a formar un micro hábitat

–      Son fotosintetizadores (ayudan al proceso de  fotosíntesis)

–      Proveen recursos  forestales y naturales

–      Regulan el oleaje

El Manglar

El Manglar

Un manglar es un ecosistema formado por árboles y arbustos de mangle, que marca la transición entre mar y tierra. Posee una gran biodiversidad que debemos proteger.

De acuerdo al Smithsonian, las costas panameñas tienen once (11) especies de mangles. Ya sea que vayamos a Punta Galeta, en Colón, o viajemos a lo largo de la costa del Parque Nacional San Lorenzo, o recorramos parte de la histórica ciudad de Panamá Viejo, podremos apreciar la gran cantidad de mangles que las habitan.

En Panamá, entro los más comunes, encontramos  el mangle rojo (rhizophora mangle),  el mangle negro  (avicennia germinans), el  mangle blanco ( laguncularia racemosa) y el mangle gris o botoncillo (conocarpus erectus), este último similar a un arbusto.

El Manglar

El Manglar

Los mangles son altamente tolerantes a la sal, y, para sobrevivir en este ambiente, han desarrollado algunos mecanismos que les permite  expulsar la sal a través de sus raíces y de sus hojas.

El mangle rojo es el que está directamente en contacto con las aguas marinas, y por lo tanto, tiene raíces muy altas, llamadas adventicias.

El mangle negro excreta la sal a través de las hojas,  y en este mangle como en el blanco encontramos  los neumatóforos, que brotan de las raíces y les permite obtener oxígeno para respirar.

En el mangle blanco llama la atención el hecho de que, si nos acercamos a sus hojas, podemos apreciar en su peciolo protuberancias que son las glándulas excretoras de sal.

Los manglares frente a las costas crecen en ese orden, primero el mangle rojo, el mangle negro, mangle blanco y el botoncillo.

Problemas de preservación

¿Hemos hecho algo por preservar estos ecosistemas, o simplemente hemos dejado que la intervención inescrupulosa del ser humano los destruyan?

Organizaciones ambientalistas han alzado su voz de protesta ante la destrucción de los manglares en Panamá. La parte más afectada, sin duda, es el humedal de la Bahía de Panamá. A este propósito conviene especificar que un humedal es un grupo de ecosistemas que está formado por lagunas y herbazales inundables en la parte alejada de la costa, así como por manglares y  bosques de fácil inundación. El humedal también incluye riberas en los esteros y extensas áreas de fangales.

De acuerdo a la Convención de Ramsar (Tratado Interguberrnamental para la protección de humedales), la Bahía de Panamá es uno de los humedales más importantes del mundo.

Muchas de las destrucciones de que han sido víctimas los manglares se han debido a la construcción de proyectos inmobiliarios y turísticos carentes de un plan adecuado, así como a  la tala indiscriminada, la aglomeración de desechos y la creación de camaroneras.

Sin embargo, no todo está perdido, pues existen, como ya hemos dicho, organizaciones tales como ANCÓN Y PROMAR, que han luchado por preservarlos. Estas organizaciones vienen trabajando consistentemente, desde hace 22 años, en la limpieza de las playas, costas y mares, sobre todo en septiembre, Mes de los Océanos.

El-manglarResponsabilidad ciudadana

Se ha establecido mundialmente el 26 de julio como el día de los manglares. Pero es obvio que tenemos, durante todo el año, la responsabilidad de concienciar a las personas para su protección. Al destruirlos estamos afectándonos a nosotros mismos. Al contaminarlos, estamos contaminando algunas de nuestras fuentes más preciadas de alimento. Y, en suma, al eliminarlos del todo, estamos haciendo que muchas áreas que antes no se inundaban sean propensas a inundarse fácilmente, con consecuencias catastróficas.

Los manglares han sido y serán una barrera natural contra las inundaciones, porque absorben el excedente de agua tanto de los mares como de los ríos. Con ellos se evita, además, que las fuerzas del agua erosionen las costas.

Son, no lo olvidemos, lugares de vida que benefician al hombre.

______________________________________________________________________________FUENTES DE INFORMACIÓN:
-Información tomada de la visita a Punta Galeta , Materia de Ecología, Profesor Ediniel Trejos, Diplomado de Turismo, Panamá, 2013.
-Artículo sobre Manglares, Estrella de Panamá, Julio 24/2013.

Comparte este artículo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
css.php